Abr
29
2019

No camine a ciegas hacia la Cuarta Revolución Industrial


No todos los negocios son digitales, pero cada negocio deberá convertirse a digital A lo largo del tiempo, la mecanización y la producción en masa ocasionó que millones de personas pasaran de la producción agrícola y el campo al trabajo en fábricas y ciudades de gran tamaño. Ahora, con el uso intenso de la informática digital y el desarrollo de mejor infraestructura, se han construido cadenas de información más extensas y flexibles que han atravesado fronteras integrando los mercados locales a los mercados globales. Sin embargo, ambos son hoy más interdependientes que nunca.

La transición de cada una de las revoluciones industriales nunca ha sido fácil ni directa, debido a que el tipo de trabajo se transforma y cambian las condiciones en que los trabajadores desarrollan sus labores dentro de la empresa y la sociedad. Desde hace varios años se habla de una cuarta revolución industrial que tiene como características el uso intensivo de nuevos recursos como la información en grandes volúmenes, el uso de poderosas plataformas de procesamiento de datos y de ambientes virtuales desarrollados en la nube. La democratización del uso de dispositivos móviles de todo tipo también ha llevado a que las industrias cambien su forma de trabajo y a que la mano de obra desarrolle nuevas capacidades para ser parte de esta nueva revolución. Los expertos indican que la cuarta revolución industrial nos exige pensar transversalmente, uniendo industrias y disciplinas antes delimitadas de forma precisa llamadas hoy Integradoras. Se busca agilidad, mediante la integración y la automatización de los procesos de negocios, para: (a) responder más rápido (b) cambiar y (c) conocer lo qué realmente sucede en los procesos y sistemas de la empresa a un ritmo acelerado. El uso de nuevas aplicaciones y métodos ágiles permiten al mismo tiempo aprovechar al máximo las inversiones existentes.


Igualmente esta alineación, basada en la colaboración y el análisis de procesos, permite que cada parte interesada colabore y contribuya a importantes iniciativas de mejora a través de soluciones innovadoras. Estas últimas se basan en la colaboración y en un entorno virtual, que permite trabajar desde múltiples locaciones a la simultáneamente. En su libro The Fourth Industrial Revolution el autor menciona tres diferentes tendencias ligadas directamente al mejor uso de las tecnologías existentes y su aplicación en el ambiente laboral y personal: (i) la primera es la transformación a través de una mejor gestión de la cartera de Tecnologías de Información y saber en dónde invertir para impulsar sus estrategias tecnológicas, (ii) la segunda es la creciente visibilidad de datos e información en todos los canales, en línea, y en múltiples sistemas y servicios, (iii) y la tercera es la mejor capacidad de respuesta a través de soluciones en tiempo real, a través de una identificación proactiva de oportunidades y amenazas basada en datos comerciales. Estas tres tendencias, que en realidad pueden considerarse verdades absolutas, nos obligan a desarrollar acciones específicas en las empresas para estar en condiciones de competir en esta denominada cuarta revolución. El motor de las mismas es impulsado por diferentes tecnologías que tendrán predominancia en los siguientes años: (I) Big Data para las decisiones, (II) inteligencia artificial y (III) robótica. Por todo lo anterior es vital desarrollar nuevas competencias dentro de la empresa a fin de alinearse dentro de estas tendencias, identificando aquellos socios estratégicos que ya tengan camino recorrido y que nos acorten la curva de aprendizaje.


Únete a la Conversación

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Campos requeridos están marcados *