May
20
2019

Inteligencia Artificial y Business Intelligence en la Gestión Pública: Una Oportunidad


La Segunda Era Industrial empezó: Aprovechémosla La creciente participación de Inteligencia “No Humana” en nuestra vida personal y profesional nos lleva a pensar que la tecnología nos empuja a un punto de inflexión en donde las computadoras, el software y las redes tendrán un papel de mayor importancia en nuestras vidas. Durante sus primeros años de existencia sirvieron de complemento a las tecnologías existentes, hoy incorporan capacidades más desarrolladas que - en algunos casos - están reemplazando aquellas que son realizadas por las personas.

La propuesta de Segunda Era Industrial fue presentada por Erik Brynjolfsson y Andrew Mcfee en un libro publicado hace algunos años(a), en él mencionan que las capacidades de los procesadores y grandes computadores no han terminado de sorprendernos y que debemos esperar que sus potencialidades continúen creciendo, lo que impactará en la forma como vemos el mundo y hacemos negocios. Este vaticinio se traduce en la robotización que se viene desarrollando y la alta velocidad que lleva el desarrollo tecnológico. Robots en la gestión integral de almacenes, la conducción de vehículos, la traducción de textos, la composición artística e incluso algunas actividades periodísticas era antes imposible de imaginar. Hoy estas tareas vienen siendo realizadas por robots. ¿Qué elementos acompañan esta segunda revolución de acuerdo a los autores? (1) La creciente capacidad de procesamiento de datos debido a equipos de cómputo más potentes y baratos, (2) Igualmente la creciente digitalización de la información lo cual facilita su copia, almacenamiento y traslado (3) La innovación resultante de los dos primeros como buscadores y herramientas de análisis.


Estos elementos se encuentran en mayor o menor medida dentro del gran conjunto de tecnologías, datos e información de los Estados. Por lo tanto, se cuenta con oportunidades para que la atención y gestión pública se acerque al ciudadano de manera más eficiente. Revisemos los tres elementos para argumentar mejor la oportunidad. Primero: Existe gran capacidad de procesamiento y almacenamiento en las plataformas donde se procesan los datos de los ciudadanos como: registro de identidad, registros de votación, estadísticas y censos, información de salud, educación, energía y transporte; igualmente en aquellas actividades relacionadas a la seguridad, lucha contra la corrupción y tráfico de drogas. Todas estas plataformas existen, solo que no están integradas y no se tiene una estrategia que optimice su aplicación; la capacidad está disponible, falta desarrollarla e integrarla. Las tecnologías de Business Intelligence permiten que esta integración sea sencilla, sin tener que hacer cambios radicales en los sistemas transaccionales del Estado. Segundo: En relación a la digitalización tenemos diversas dificultades, pero no porque no se entienda la necesidad de hacerlo sino que en el desarrollo de las grandes plataformas de sistemas de información existentes, no se consideró la futura digitalización de la data; por lo cual se presentan dificultades al momento de compartir, almacenar y procesar. Aquí el reto es mayor. Tercero: La innovación, aunque parezca lo más difícil, debemos rescatar que la organización pública está plagada de buenas ideas y deseos de mejora, pero enfrenta procedimientos y procesos que fueron pensados para otro tipo de gestión. La oportunidad para tomar los tres elementos es sencillamente tremenda y las tecnologías de visualización de datos y de comunicaciones ya maduras, nos tienen que ayudar a lograrlo. Contamos con lo más importante: el insumo, las plataformas, las personas y la sociedad civil que espera eficiencia. Solo hay que empezar el reto. (a) The Second Machine Age: Work, Progress and Prosperity in a Time of Brillant Technology. E. Brynjolfsson y A. Mcfee. W.W. Norton. 2014


Únete a la Conversación

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Campos requeridos están marcados *