Abr
22
2019

El Poder de la Anticipación: ¿Cómo aprovechamos la Transformación Digital?


Es atractivo pensar en un futuro seguro y encontrar certeza en un mundo incierto dándonos una gran ventaja , la pregunta es: ¿Cómo? No es un secreto que el mundo está cambiando a un ritmo cada vez mayor, pero en los últimos años el ritmo acelerado ha sorprendido más. La denominada “Transformación Digital” nos ha dividido en dos bandos de acuerdo a lo que manifiesta en un reciente libro Daniel Burrus , reconocido autor en temas de nuevos avances tecnológicos y su aplicación en nuestra sociedad. Estos dos bandos están conformados por aquellos que generan disrupción en sus mercados y por aquellos que acompañan los resultados de lo anterior. Claramente sería deseable encontrarse en el primer grupo, pero esto no es tan sencillo.

Daniel Burrus desarrolla un concepto que no debería ser novedoso: lo denomina la “Organización Anticipada”. En ella plantea un modelo que nos debe ayudar a identificar oportunidades que cambian el juego. El modelo empieza separando dos tipos de tendencias: las denominadas “duras” y aquellas denominadas “blandas”. Es el punto de inicio que todo gerente debe realizar y determinante en la dirección a seguir. Hoy es imprescindible aprender una nueva competencia: Cómo anticipar con precisión el futuro. Una tendencia “dura” es un hecho que no cambiará y que está sustentado en hechos concretos, probados y medidos (Es decir que será muy difícil cambiarlo). Podemos ensayar como ejemplos: la velocidad de las comunicaciones, la mejora incremental de las capacidades de los equipos de cómputo o la demanda incremental por aprovechar el uso de la información que tiene una empresa (Así como la necesidad de que la información se encuentre siempre disponible y que pueda ser observada en cual tipo de dispositivo). Otro ejemplo son las tendencias por el sostenimiento ambiental y la protección de los recursos naturales, las que no solo se mantendrán sino que también los gobiernos incorporarán nuevas regulaciones para las operaciones dentro de cualquier mercado. Difícilmente todas estas tendencias disminuirán su velocidad.


Una tendencia “blanda”, es un hecho que podría suceder y que de acuerdo a hechos tangibles y estadísticos podrían indicar que van a suceder. Las tendencias blanda son un poderoso ingrediente para capitalizar el futuro. El realizar el análisis del futuro de la empresa, considerando ambas tendencias, nos permite observar y planificar de otra manera el futuro. Es decir, si entendemos que hay tendencias que no cambiarán reducimos el esfuerzo de tratar de cambiarlas o esperar que cambien. El tratamiento del riesgo en las decisiones es diferente: una tendencia “blanda” tiene alto riesgo e incertidumbre por lo que es posible que nos quedemos detenidos en un proyecto, en una contratación o en la adopción de un producto. Para tener el éxito tan esperado en los negocios se necesita estar ligero para moverse con facilidad, esto se consigue a través de decisiones que no debemos demorar y que tienen relación con uno de los insumos de mayor relevancia: La “información”. La “información” es un recurso generado de manera permanente por la empresa y hoy no solo se encuentra en formatos impresos, sino en formatos digitales que pueden ser leídos y usados desde diferentes tipos de dispositivos. Las redes sociales son una fuente invaluable de información q muy pocas empresas utilizan. ¿Cuánta de la información de nuestra empresa se puede llevar a formatos digitales para compartirse y usarse para la toma de decisiones? ¿Cuál de esa información podemos usar confiando es su calidad y certeza?. Las respuestas a estas preguntas se encuentran en el tratamiento serio de la información. ¿Qué dicen de mis productos en las redes sociales?¿ Cómo se percibe la imagen de mi empresa desde esas redes sociales? Difícil saberlo si es que no se realizan evaluaciones de comportamiento en herramientas especializadas. Una de las tendencias “duras” está en la capacidad de explotar y analizar la información, utilizando modelos matemáticos y estadísticos, que combinados con el uso de las “nubes” permiten anticiparnos en nuestras decisiones. Nuestras decisiones se deben orientar a desarrollar estrategias entendiendo que éstas no van a cambiar soportadas en información.


Únete a la Conversación

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Campos requeridos están marcados *